Temporada 2006

Tu ternura Molotov

De Gustavo Ott. Dirección Corina Fiorillo. Escenografía y vestuario Solange Krasinsky


Sinópsis

De Gustavo Ott

Victoria
María Marta Forni

Daniel
Juan Sebastián Vila

Diseño cartel
Agustín Calviño

Fotografías
Soledad Ianni

Diseño de iluminación
Carlos Ianni

Escenografía y vestuario
Solange Krasinsky

Asistencia
Marcelo Albarracín

Dirección
Corina Fiorillo

Música interpretada por Combustible Edison

Este espectáculo fue gestado en el taller Creatividad actoral, conducido por \\">Carlos Ianni,  y cuenta con el apoyo del INT

Sin intervalo
Duración: 75 minutos

CELCIT. Temporada 2006

El terror es el mensaje

Hace un tiempo, Francoise Thanas, la más importante traductora de nuestro teatro latinoamericano en Francia, me dijo que lo que más le había impactado de Tu ternura Molotov era que el terror era el mensaje.

Tenía razón la testaruda y adorable Thanas, pero no sólo sobre el mensaje, sino también sobre el efecto que nos produce esta “envidiable” pareja y sus textos habituales, que contienen también una extraordinaria fuerza fascista. Son textos que hemos repetido todos y no notamos el alto grado de violencia que guardan.
Venimos del fascismo y hacia el fascismo vamos, parecen decirnos, un deseo fascista que está en todo, desde el café con leche hasta el amor.
No sólo los prejuicios y el desprecio a los demás de esta pareja es combustible al terrorismo nuestro de cada día, sino que además, su percepción integrada del pasado, su fundamentalismo piola, su manera de endulzar la memoria y sus convenciones racistas se nos hacen tan familiares que también nos producen terror. 
Hay en ellos un terror cotidiano, producto de nuestras convenciones, prejuicios y hasta de las ideas que más defendemos y queremos. Un terror generalizado, maduro, light, competitivo y de moda; promovido con tanta vehemencia que parece que con él y sólo con él, nos sentimos a salvo.
Eso. El mensaje es el terror, el significado de nuestra identidad y tal vez el terror que nos produce el aceptar que lo que nos define no son nuestros hechos sino tan solo las expectativas de los demás.
El mensaje es la pregunta. ¿Somos capaces de convivir en el no terror, de no necesitar del prejuicio, de reconciliarnos y aceptarnos a  nosotros mismos?

Gustavo Ott 

 

Sobre esta experiencia

Todos los años, en el taller que conduzco –Creatividad actoral- utilizamos, como objeto de estudio, textos de la dramaturgia iberoamericana contemporánea.

Algunas de las experiencias que encaramos alcanzan el nivel y la madurez necesaria para confrontarlas, compartirlas con el público.

Ha sido el caso, por ejemplo, en años anteriores, de Como si fuera esta noche, de Gracia Morales (2002), La secreta obscenidad de cada día, de Marco Antonio de la Parra (2003), o Tres historias del mar, de Mariana de Althaus (2005).

Y éste, el de Tu ternura Molotov, de Gustavo Ott.

Me da mucha satisfacción, como maestro y orientador que he sido de algunos de los integrantes de este equipo, el haber acompañado y supervisado esta aventura creativa, así como el estar dando a conocer al público de Buenos Aires una de las últimas obras de uno de los más significativos hombres de teatro de Venezuela.

Carlos Ianni

Notas y críticas

  • Pinta tu aldea...
    Juan José Santillán. Clarín. 05/05/2006
  • Las mentiras de América latina
    Hilda Cabrera. Página 12. 03/05/2006
  • Explosivo cóctel de ironía y terror en pareja
    Marcelo Mendieta. El Informatorio (Radio Palermo).
  • ¡Vamos a reproducirnos!
    Marta Opacak. leedor.com.
  • Sobre la hipocresía
    Gabriel Peralta. .

Recibí el CELCIT por email

Whatsapp Facebook Facebook